En este año 2019 han salido a la luz pública dos documentales acerca del infame Festival Fyre.

Si nunca has oído hablar acerca de este festival, pero trabajas o eres aficionado a la organización de eventos necesitas conocer un poco acerca de lo que pasó en él para que no cometas tú los errores que los llevaron a ellos a la ruina.

Cabe destacar que lo que ocurrió con el Festival Fyre no es algo que quepa dentro de los parámetros de un evento “normal”.

La razón por la cual esto tomó una importancia mediática tan grande fue porque las víctimas de una de las estafas más grandes del mundo del entretenimiento eran personas muy adineradas y con mucha influencia, además de que ocurrió hace muy poco tiempo (año 2017) donde las redes sociales ya ocupaban un papel protagónico, como muchas personas ya dicen “no hay nada oculto entre el cielo y el Internet”.

No es tan común que escuchemos que algo salga tan absolutamente mal como pasó con el Festival Fyre, por lo que se trata de un caso excepcional.

Así que si eres organizador de eventos y estás pensando en armar una gran convención, festival, concierto o evento de gran envergadura no debes preocuparte de correr con la misma suerte que Billy McFarland, el creador del Festival Fyre, sino ocuparte de realizar las cosas correctamente y de tomar previsiones para que posteriormente los obstáculos no te tomen por sorpresa.

Además, si tienes en mente algo grande y ambicioso, no dejes que los antecedentes de fracaso de otras personas te hagan desistir, al contrario, tómalo como un aprendizaje y ponlo en práctica.

Pensar en grande es una de las claves de Gananci para tener éxito. Si no lo haces siempre te conformarás con lo que te “vaya llegando” y no te atreverás a ir por más.

El asunto es que Billy McFarland junto con su socio JaRule pensaron en grande, demasiado grande, pero …

¿Por qué el Festiva Fyre sigue siendo tan mediático hoy en día, justo dos años después de su supuesta fecha de inicio?

Este evento estuvo pensado para ser mejor que todos los festivales de música existentes hasta el momento.

Ni Coachella, ni Lollapalooza, ni siquiera los Festivales de música electrónica Ultra podrían acercársele a lo que sería ese apoteósico evento debido a lo que prometían:

  • Se dijo que el evento sería en una isla privada que habría sido adquirida especialmente para el Festival Fyre, dicha isla había sido propiedad de Pablo Escobar, uno de los narcotraficantes más famosos del mundo y que era conocido también por sus lujos y derroches.
  • La promoción que se realizó en las redes sociales vendía el evento como el paraíso en la tierra. Lo que se ofrecía tenía un aura de lujo, libertad, música y mucha diversión sin restricciones.
  • Los precios de las entradas al festival eran tan altos como las expectativas de las personas que querían asistir al evento y comenzaban desde los 1.595 dólares y ascendían hasta los 50.000.
  • La música incluía un listado de los más grandes nombres de la industria en distintos géneros gracias a los contactos del rapero JaRule.
  • La experiencia incluía no solamente la música, los alimentos, transportación y hospedaje, sino exclusivas y divertidas dinámicas en las cuales los afortunados asistentes podrían participar para ganarse premios valorados en más de un millón de dólares.
  • Para la campaña publicitaria se usaron más de 200 influencers de gran envergadura que reunían millones de seguidores entre todos ellos, por lo que tuvo muchísimo impacto, logrando posicionarse rápidamente. Pronto hubo muchas personas hablando acerca del Festival Fyre, no solo en los Estados Unidos, sino también en países adyacentes y hasta Europa.

… ¿Te quedó claro el panorama?

Ahora que ya tienes un poco más claro el panorama acerca de lo que se esperaba de ese evento debes saber qué fue lo que ocurrió para que todo se fuera por la borda y al final nunca se llevara a cabo lo prometido, razón por la cual hoy en día Billy McFarland está pagando una condena de 6 años en la cárcel por fraude y JaRule, el otro encargado de la organización tuvo que renunciar a su proyecto Fyre, que se trataba de una aplicación creada para conectar talentos musicales con empresarios que quisieran contratarlos.

De hecho, la aplicación Fyre ya estaba siendo comercializada y como parte de una “estrategia de marketing” se les ocurrió realizar el festival.

Lo que no sabían es que eso sería la mayor perdición de la compañía que luego de este gran fracaso tuvo que desaparecer completamente.

El Festival Fyre sería realizado durante dos fines de semana en abril y luego en mayo, pero nunca pudo realizarse porque:

  • A pesar de ser un Festival de tal tamaño que esperaba miles de asistentes, el presupuesto que se realizó -según información interna- no se siguió. Siempre en los eventos se requiere tener todos los elementos que requerirá para que este se lleve a cabo especificado con sus costos, así como la manera en cómo se conseguirá ese dinero.

En el Festival Fyre se tenía un presupuesto, pero no tenían la ruta de cómo se haría para hacerse con él, por lo que hubo un gran desorden en este aspecto, haciendo que al final quedaran muchos trabajadores de la isla sin recibir pagos por los servicios ofrecidos que incluían construcción de espacios para los miles de personas que se esperaban, así como la preparación de alimentos, entre otras deudas que ascendieron a cientos de miles de dólares.

  • Compartieron información de más. Con la finalidad de atraer más personas, a la agencia de publicidad encargada de la campaña del Festival Fyre se le dio la orden de decir que el evento se llevaría a cabo en lo que había sido la Isla Privada de Pablo Escobar, lo que no cayó bien a muchas personas encargadas del patrocinio del evento, por lo que la locación debió ser cambiada apenas semanas antes.

Se suponía que el nombre de Pablo Escobar no debía ser mencionado, pero compartieron esta información que fue el inicio de una serie de eventos desafortunados que fueron mermando las posibilidades de que el Festival pudiera ser llevado a cabo con éxito.

Tuvieron que mover la locación a las Bahamas durante una época bastante alta de turistas, por lo que no la decisión más acertada ya que era un espacio muy pequeño y poco apto para recibir a la gran cantidad de personas que se esperaban.

Al organizar un evento evita difundir o hacer promesas acerca de temas que no están 100% confirmados.

  • No realizaron la organización del evento con la anticipación adecuada. La idea de realizar el Festival Fyre surgió en una reunión de tragos y se pautó la fecha apenas para unos meses después, cuando los expertos en eventos de gran envergadura conocen que mientras más grande un evento, la logística requerirá mayor tiempo.

Al no contar con el tiempo mínimo adecuado y no respetar el presupuesto a cabalidad, a pesar de que tenían en el equipo a organizadores experimentados en el tema, fue muy fácil que todo se saliera de control.

  • Difundieron mentiras tras mentiras. Todo comenzó con un comercial bastante atractivo -pero a la vez ambiguo- que mostraba a las modelos más cotizadas de ese momento: Kendall Jenner, Bella Haddid, Hailey Baldwin, entre otras chicas aparecían en una isla paradisíaca pasándola muy bien y prometiendo a los asistentes al festival un fin de semana tan top y lujoso con el que ellas estaban disfrutando.

Esto es solo un ejemplo de cómo las redes sociales pueden ser tan poderosas y movilizar a una gran cantidad de personas, así lo que estemos viendo en ellas no sea del todo cierto. Si este tema del marketing digital para eventos te resulta interesante, conoce aquí las nuevas tendencias de este sector para este año.

A pesar de que la locación fue cambiada esto no se comentó entre los asistentes quienes esperaban llegar a una Isla privada y terminaron llegando a un lugar sobrepoblado.

Los alimentos supuestamente serían gourmet y preparados por chefs reconocidos, pero al falta de presupuesto los hizo renunciar a esta idea.

Sin embargo, los asistentes al evento solo supieron de ello cuando se les entregó la cena horas después del caos de la llegada porque tampoco el hospedaje pudo ser como se había publicitado: las “cabañas de lujo” resultaron ser tiendas de campaña bajo la lluvia.

Para que un evento pueda ser exitoso no se deben hacer promesas que los organizadores no sean capaces de cumplir pensando que esa publicidad engañosa no tendrá consecuencias negativas.

  • No siguieron consejos de personas experimentadas en el área de organización de festivales. Según testimonios recogidos en el documental de Netflix, Billy McFarland quien era el director del evento no apreciaba ni tomaba en cuenta los consejos y asesorías de las personas involucradas.

Esto es algo fundamental cuando se va a realizar un evento.

Hay que pensar en muchas cosas concernientes a la logística por lo que es necesario contar con la ayuda de personas experimentadas en esta área, no solo se requiere tenerlas en el equipo, sino escucharlas para poder aprovechar esa experiencia.

Lo bueno de todo este desastre es que ahora se sienta un precedente a nivel mundial por lo que a partir del fracaso del Festival Fyre muchos organizadores y empresarios pueden aprender y no tropezarse con las mismas piedras.

foto andres gananci

Sobre el Autor:

Soy Andrés Gananci, un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundé mi primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigo viajando por el mundo mientras trabajo desde casa.

Editor de gananci.com. También puedes encontrarme en Facebook y Gmail

isotipo de EC