Cómo conseguir la atención del público en un evento

En algún momento de nuestra vida laboral es necesario hacer algún tipo de exposición ante un público, bien se trate de una pequeña audiencia o una grande.

Lo cierto es que resulta imprescindible obtener la atención del público para cumplir con los objetivos propuestos.

No todos los ponentes cuentan con la capacidad de impresionar al público y mantenerlos despiertos.

Un punto clave para lograrlo tiene que ver con aprender a ganar confianza en sí mismo. Este es el punto inicial para tener una presentación exitosa.

Si el orador no consigue la atención del público, entonces de nada valdrá el tiempo invertido preparando la presentación, o lo relevante que pueda ser su contenido debido que, si falta entusiasmo en el público, la mayor parte de la audiencia estará aburrida.

Exponer de manera exitosa requiere de práctica, hay quienes incluso llegan a ser grandes oradores tras muchos años de ensayo y error.

De igual modo, preparar una presentación que cautive tampoco es sencillo, pero la buena noticia es que existen ciertos tips para lograrlo

A continuación, presentaremos algunos consejos para lograr captar la atención del público y realizar una exposición exitosa.

Consejos para conseguir la atención de la audiencia en un evento

1-El inicio es fundamental:

Para conseguir atención. Si se malgasta el primer minuto de la presentación, entonces casi todo el esfuerzo del resto de la exposición estará perdido.

Evita gastar este tiempo valioso pidiendo disculpas por errores técnicos o aplicando de mala forma un humor que resulte ofensivo.

2-Empieza haciendo un relato:

Sobre una gran historia que sea atrapante. Esta es una buena opción al momento de atraer todas las miradas de la audiencia, quien se mantendrá atenta para conocer el desenlace de la misma.

Una historia interesante y bien narrada es capaz de cautivar al público, sin importar que este sea estudiantil o profesional. La historia tampoco puede ser aislada al tema que se tratará.

Puede ser personal, algo que le haya ocurrido a otra persona, o que logre transmitir algún tipo de moraleja.

Este recurso tampoco debe ser empleado por mucho tiempo, pues, también aburriría y se perdería una oportunidad valiosa. Se recomienda que la narración no supere los dos o tres minutos.

3-Involucra al público:

Por medio de preguntas, por ejemplo. De esta manera, las personas se tomarán el tiempo para reflexionar y se sentirán animados esperando la respuesta que ofrece el orador.

Aunque la audiencia no responda directamente, pues la mayoría de las presentaciones tienen un tiempo estipulado, este recurso ayudará en el proceso de mantener el interés.

4-Presenta números:

De estadísticas que sean impresionantes. Estas pueden ser sobre la frecuencia en la cual ocurre algún fenómeno o los resultados de un hecho.

Aunque este recurso logra sorprender, es importante ser precavido y no dar a conocer muchos números de cifras porque al final el público terminará sintiéndose confuso y fastidiado.

5-Utiliza buenas imágenes:

Pues, presentar recursos audiovisuales logran estimular la mente y conseguir la atención deseada. Las imágenes seleccionadas deben dar a pensar a la audiencia, o tener la capacidad de transmitir emociones.

6-Utiliza un objeto:

Que logre sorprender, debido que esta técnica no es usual, y con el que se gane la curiosidad de la audiencia.

7-Mira a la audiencia como seres humanos:

No como objetos inanimados o el público que se presenta en los programas televisivos.

Dirigirse a ellos de esta manera hará que ellos se sientan especiales e importantes, y este es un gran motivo para que dirijan sus miradas y atención al orador.

8-Reparte el tiempo:

Si la presentación es muy larga. Trata de ofrecer un contenido durante una sesión matutina y otra por la tarde.

Lo más recomendable es que estas sesiones no superen los veinte o veinticinco minutos. Pues, al ofrecer mucha información al público este podría sentirse saturado y perder la concentración, o terminan durmiéndose.

En cambio, si se reparte equitativamente el tiempo los asistentes podrán asimilar el mensaje, desconectarse por un momento y luego regresar con la mente preparada para digerir nuevos contenidos.

9-Haz que el entorno sea agradable:

Y que no existan elementos que perturben la presentación y causen molestia o distracción a la audiencia, tales como espacios abiertos con muchas personas caminando, ruidos o sonidos a un volumen alto, entre otros.

La mejor sugerencia es escoger previamente, y de manera cuidadosa, un espacio en el que sea posible mantener un ambiente armónico y que nada pueda generar interrupciones.

Asimismo, se debe tener en cuenta la iluminación del espacio, si este tiene una luz muy tenue facilita que el público se duerma.

10-Elabora una presentación de acuerdo a sus intereses:

Debido que a nadie le gusta dedicar veinte minutos de su tiempo para escuchar algo que no le parezca interesante.

Si el mensaje no logra conectar al orador con la audiencia, entonces esta última terminará revisando los mensajes de su dispositivo móvil o abandonando la sala.

Además de estos factores, también existen otros aspectos que son relevantes tales como: la actitud del orador, la simpatía que este tenga, adaptar el discurso al tipo de público, el ánimo de quien expone, la postura corporal, entre otros.

Aplicando estos consejos el orador podrá conseguir la atención de la audiencia y hacer que esta se interese en futuros eventos a los cuales asista dicho orador.

Por | 2018-02-21T16:23:09+00:00 22 febrero, 2018|Categorías: Marketing de Eventos|Sin comentarios