5 consejos para organizar una fiesta navideña con poco presupuesto

A todos nos gusta celebrar las festividades con todos nuestros seres queridos y amigos. Por ello, las fiestas en estas fechas son tan comunes y populares entre todos, sin embargo, planificar y organizar una fiesta puede llevar bastante tiempo y sobretodo, dinero.

La navidad está a la vuelta de la esquina y es sin duda la festividad más esperada de todas. Es casi como si ver el número en el calendario gritara “¡Fiesta!”.

El problema de organizar una fiesta para esta época es que puede complicarnos económicamente. Teniendo en cuenta que diciembre es un mes donde en general, se gasta mucho dinero en regalos, pago de servicios y viajes, la fiesta puede verse acabada antes de empezar.

A pesar de todos estos factores anteriores, es posible hacer realidad la fiesta que tanto deseas para navidad, y lo mejor, sin necesidad de gastar la gran suma de dinero que pensaba que necesitarás invertir.

5 Consejos para organizar tu fiesta de navidad con bajo presupuesto

  1. Reutiliza los adornos de fiestas pasadas

Si ya habías organizado una fiesta anterior para esta fecha, eso quiere decir que invertiste en adornos y temática para ella. Uno de los gastos principales para las fiestas es la decoración y el ambiente.

Ahorrarás mucho dinero reutilizando toda la decoración que posiblemente tienes guardadas en cajas en alguna parte de tu hogar. Búscalos y hazlos funcionar.

Lo bueno de las fiestas temáticas o específicas de una fecha, es que los adornos nunca pasan de moda y son objetos no perecederos y no tan fáciles de dañar.

  1. Fábrica los adornos

Otra opción viable en caso de que seas primerizo en organizar fiestas y por ende, no tengas adornos de años anteriores, no debes desesperar.

Es muy fácil fabricar adornos por tu cuenta y si tienes un poco de ayuda, no tomará mucho tiempo.

Los materiales de fabricación en general no son muy costosos, además, el hecho de que tú mismo vayas a hacerlo te permitirá escoger los mejores dentro de un módico precio.

Ve tutoriales y práctica un poco con anterioridad con material reutilizable entre los que compraste o ya tienes.

  1. Número de invitados

Lógicamente, al estar preparando una fiesta de bajo presupuesto, debes limitar la lista de invitados. Puede ser difícil tomar decisiones como esta, a quién invitar y a quién no, pero recuerda que deben ser aquellos con los que realmente quieras disfrutar plenamente y sin preocupaciones la fiesta. No es necesario invitar 200 personas para pasarlo bien.

Puede parecer un poco descortés, pero al invitar sólo a las personas más cercanas y con mucha confianza, algunos posiblemente se ofrezcan a colaborar contigo en los gastos o preparativos de la fiesta e incluso, podrías solicitar su ayuda si está en sus posibilidades o sientes que estás muy atareado.

  1. Sirve aperitivos

En el aspecto de la comida, ahorrarás mucho más si sirves una cantidad considerable de aperitivos en lugar de comidas enteras como la cena.

Las personas comemos la mayoría con la vista, teniendo en cuenta eso y que mientras más constante se les ofrezca comida, su apetito puede ser controlado.

Esto aplica en fiestas con muchos invitados, como para aquellas con los invitados esenciales para ti. Sin embargo, si crees poder pagar un poco más de lo que creía y tu lista es corta, preparar una comida entera básica para pocas personas no resultará muy costoso.

  1. Bebidas alcohólicos y sin alcohol

La bebida es lo que más se consume en una fiesta, ya sea agua o licor, las personas siempre tendrán una copa o botella a la mano.

El gasto más preocupante y principal recae en este punto, así que, ¿cómo ahorramos en él? Lo adecuado es comprar bebidas económicas que le gusten a la mayoría si no es que a todos, un ejemplo claro sería la cerveza.

Es refrescante, económica entre otros licores y es una bebida que puedes beber durante largos períodos de tiempo sin repugnarte.

Para ofrecer bebidas sin alcohol, las gaseosas serán tus mejores aliadas ya que, ¿a quién no le gustan?

Para complementar tu ronda de bebidas para toda la noche, intenta comprar sólo dos tipos de bebida en concreto, por ejemplo, ron y vodka.

Ten siempre en mente opciones que te permitan variaciones y experimentar con ellas para ofrecerlas en más de una forma.

Recuerda que para que una fiesta sea disfrutable, no necesita ser ostentosa. Intenta ahorrar al máximo al mantener las cosas simples y sin excesos, de forma que si decides agregar algo más, aún cuentes con dinero para realizar el gasto.

Por |2017-12-18T17:14:45+00:0020 diciembre, 2017|Categorías: Marketing de Eventos|Sin comentarios