4 errores que no debe cometer un organizador de eventos

La organización de eventos se hace cada día más demandada y por lo tanto, los clientes exigen más requisitos y mayor experiencia de parte de los organizadores.

Ser un organizador de eventos no es fácil, tantas tareas y tan poco tiempo para realizarlas pueden causar un gran estrés. Puedes ver consejos sobre cómo llevar una vida minimalista en tu trabajo en Gananci.

Revisa aquí los errores que NO debes cometer como organizador de eventos

Si deseas planificar un evento exitoso, en este artículo te enseñamos los errores más comunes y que NO debes cometer por nada del mundo. ¡Cuidado con meter la pata!

  1. No hacer suficiente publicidad del evento

Si estás por planificar un evento, bien sea una charla, conferencia o seminario, debes hacer publicidad del mismo.

Unos meses antes del evento, debes comenzar a hacer eco y difundir por todos los medios posibles. Las redes sociales son un excelente medio, ya que todo el mundo las usa, más no son suficientes.

Para atraer un mayor flujo de personas debes informar a la prensa  ó  llamar a personas que puedan servir como influencia acerca de la temática de tu evento.

Otros medios para hacer publicidad, pueden ser  los periódicos y revistas, que aunque suenen anticuados, muchas personas siguen optando por la compra de medios físicos para informarse. También podrías probar el email marketing.

Aquí puedes ver consejos sobre cómo vender más haciendo email marketing.

  1. No saber trabajar en equipo

Saber trabajar en equipo es una cualidad que todos los organizadores de eventos deben practicar y dominar. El hecho de organizar un evento requiere de mucho tiempo y donde los servicios que prestarás deben ser de alta calidad.

Además de organizar el evento, deberás organizar a tu equipo de trabajo, coordinando a cada persona según las habilidades que posea.

Debes tomar en cuenta que no serás únicamente tú el que se encargue de todo; trabajarás con proveedores, expertos y asesores que aligerarán tu trabajo como organizador.

Sin embargo, aunque cada uno de ellos se encargue de un área específica, es importante mantener una buena relación y comunicación que permita que todo se desarrolle en armonía.

Además, procura rodearte de los mejores. Aunque un evento sea para un determinado estrato social, la calidad debe prevalecer.

De ésta manera los clientes querrán contratar tus servicios para cualquier evento a futuro.

  1. Olvidar el evento luego de haber concluido el trabajo

La mayoría de los organizadores de eventos suele hacer esto. Tú podrías marcar la diferencia.

Lo cierto es que los días posteriores al evento son igual de importantes a los previos. Si bien los previos son un tanto agitados, los posteriores no tanto.

Luego de haber finalizado el evento, tanto tus clientes como tu equipo de trabajo suelen hacer comentarios, sugerencias ó críticas (constructivas o no), salen a relucir las fotos de tu evento, etc.

Por esto debes mantenerte al tanto de tu evento concluido. Te permitirá recaudar la información que necesitas para hacer las correcciones pertinentes ó para saber qué aspectos deben mantener que fueron de agrado para todos.

Por supuesto deberás aplicar el mismo procedimiento durante el evento, donde observes todo lo que sucede a tu alrededor, incluyendo caras, expresiones y opiniones.

  1. No saber cómo resolver un inconveniente

Un buen organizador de eventos debe ser hábil e ingenioso, ya que a última hora podrían presentarse imprevistos y debes de saber cómo manejarlos.

El ser hábil te permitirá saber manejar todo con respecto al evento, es decir que si alguien de tu equipo de trabajo se ausenta, tú podrías cubrir su puesto sin ningún tipo de inconveniente.

Por otra parte, el ser ingenioso te dará la posibilidad como buen organizador de eventos, de administrar el tiempo previo para que todo esté listo. Además de administrar los recursos y el presupuesto.

Cuando se te presente un imprevisto, no pienses que todo está arruinado y que ya no tiene caso seguir. De ésta manera sólo lograrás preocupar a tu equipo de trabajo.

Al contrario, muestra una actitud positiva y contagia tu risa y paciencia a quienes trabajan contigo. Busca soluciones y más nada.

Para finalizar, organizar un evento resulta agotador, pero piensa en que tanto esfuerzo valdrá la pena y tus clientes se sentirán satisfechos con lo que has logrado.

No olvides mantener conversaciones y establecer relaciones con los participantes del evento. El hecho de brindar una excelente atención al cliente te abrirá muchas puertas. ¡Suerte!

Isotipo de EventoCorp

Por | 2017-11-27T16:23:33+00:00 28 noviembre, 2017|Categorías: Marketing de Eventos|Sin comentarios